Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018
Merienda de leche Barrizal de sueños La segunda fuente La que mana menos Donde sólo beben Los niños pequeños. Cuando escribo, escribe Otro yo sin dueño.
Aunque no tengo recuerdos tengo unos versos guardados que a mí no me dejan duda de que alguna vez te he amado. En ocho versos rimados tus verdes ojos, y un beso, un camino de regreso a un futuro que no fue.

Palabras

Palabras Cuando se las halla sea en el papel o en la pantalla, ellas deciden si dan a quienes leen lo que piden. Cuando escribo soy como un lápiz o un teclado que funciona por un raro abracadabra. Escribo cuando soy, en lo vivido y lo soñado, palabra que mantiene su palabra.
El mundo se desmonta calladamente Tres caños tiene la vieja fuente. Del primero el agua sale muy fría, del segundo, caliente nadie bebía Del tercero no sale, no todavía. El mundo se desmonta ya lo sabía pero no se acaba, no todavía.

Inocente

Por un error garrafal de la Corte celestial me han dado por inocente antes del Juicio Final. No es algo que yo lamente pues la guardia angelical evita constantemente que pueda hacer ningún mal.
He oído muchos lamentos No voy a añadir el mío A ese caudaloso río De los grandes sufrimientos. He visto grandes momentos De los que poco me fío No voy a añadir el mío A los siete sacramentos. No hay razón para el consuelo Ni consuela la razón Cuando yace bajo el suelo Nuestro muerto corazón He sufrido ya mi duelo No contaré mi pasión.