Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2020

Demasiado demasiado

El momento oportuno. Llegué demasiado pronto. Lo supe porque ella no estaba allí. Ella llegó un tiempo después pero no me reconoció. Comprendí que  el problema consistía en que era el lugar adecuado pero no el momento oportuno. 

Oralidad

Me muestro doblemente arrepentida Por convencerte y por amarte Que mi boca, por la pasión encendida, La palabra robó para besarte. Y allí donde esta lengua mía fuere Donde anida la sed que nunca engaña Saboreará la savia que vertiere Por el puro placer la dulce caña. No debí abusar de la mentira Ni mezclar el amor con el deseo No me excusa saber que mi alma expira Si tu  cuerpo de nata no lo veo. Tengo la imprudencia de la llama y el vértigo aturdido de la rama

Orgasmo

Feérica trasiega Deseo Brutal Teseo Animal Salvaje manoseo Posesión Convulsionada Penetración Enajenada Atraco Entrega Bellaco Ciega Feérica trasiega Ilusión Apasionada Superación La nada.

Maltrato

Y si yo me daba... ¿Por qué me maltrataste? ¡En qué negro infierno te criaste! Si por placer ya me entregaba, al juego de los cuerpos compartidos ¿Por qué no lo aceptaste? ¿Por qué trastocaste mis gemidos? ¿Qué placer te dan los alaridos? ¡Por qué aquel tierno juego destrozaste! d

Nosotros los muertos

El hombre que empataba, a duras penas, en su batalla cruel consigo mismo, ha acabado extinto por el hambre, o devorado por su íntimo enemigo. Ni vuelve a la tierra ni se alza, remeda su mundo malogrado y multiplica virtualmente su desdicha. El hombre que a sí mismo se mutila, ansioso de la prótesis que adora, ha acabado extinto por ahíto, reventado por su ansia irrefrenable. Ni está del todo vivo ni está muerto, su alma ha convertido en instrumento, arquitecto de insondables cementerios, se agota, se replica, se detiene, se vuelve preso, ciego, majareta, vive en el sueño construido por otro aún más muerto y aún más loco. De tal prisión, no saldrá nunca, los barrotes son de miedo y son de nada. Afuera, le miran sorprendidos, quizás tristes, quizás indiferentes, aquellos que sufrieron siendo niños, los que, a su pesar, fueron valientes.

Cautiva

Cautiva Siento sentir lo que siento y con pesadumbre vivo sabiendo que aunque no miento tampoco la verdad digo. Cada nuevo movimiento es raro que lo decida, a lo sumo lo presiento de antemano sometida. Y pues, ya perdí la cuenta del tiempo en mi pensamiento, ahora triste, ahora contenta, cautiva en el mismo cuento.

Ser mujer

Ser mujer es siempre una lucha contra el muro. No es lo mismo ser un hombre o ser humano Es indefinida y sutilmente más duro Luchamos contra el mundo y en el mundo Y luchamos por el mundo contra el hombre Contra el loco que aulla En el encierro terrible del olvido